Arena de Cuarzo ideal para la depuración de una piscina

El árido o arena es un material granulado que se utiliza como materia prima en la construcción, la arena también es un material compuesto de partículas como rocas o minerales cuyo tamaño varía entre 0,063 y 2 milímetros.

Los áridos son una materia prima indispensable para la construcción de edificios e infraestructuras. Se considera como la segunda materia prima más consumida, después del agua.

Este material se origina por la fragmentación de las distintas rocas de la corteza terrestre, ya sea en forma natural o artificial.

El  proceso de extracción de árido se realiza en tres pasos, la limpieza, el triturado y la clasificación. En esta se utiliza la planta procesadora de áridos, arena, ripio y la gravilla.

Los filtros de arena son utilizados para la filtración de aguas con cargas bajas o medianas de contaminantes, que requieran una retención de partículas de hasta veinte micras de tamaño, las cuales, en suspensión que lleva el agua son retenidas durante su paso a través de un lecho filtrante de arena.

Para este tipo de filtración se utiliza la arena de sílice  o cuarzo, el cual es un tipo de arena especial cuyo material es de gran resistencia a la corrosión que se produce por los productos químicos, muy dura e insoluble al agua, por lo que la convierten en el elemento ideal para utilizarse como filtro para el agua de las piscinas.

La arena de cuarzo o sálica es un compuesto que resulta de la combinación del sílice con el oxígeno, el cual se utiliza para fabricar cristal por sus propiedades tales como dureza, perfección del cristal o alto punto de fusión, y, junto con la grava y el cemento, es uno de los componentes básicos del hormigón.

Su composición química está formada por un átomo de sílice y dos átomos de oxígeno, formando una molécula muy estable: SiO. Esta molécula es insoluble en agua y en la naturaleza se encuentra en forma de cuarzo.

El cuarzo es un mineral compuesto de sílice (SiO2) y común de la corteza terrestre presente en una gran cantidad de rocas ígneas, metamórficas y sedimentarias. Este elemento se destaca por su dureza y resistencia a la meteorización en la superficie terrestre.

En la piscina cambiar la arena de la depuradora debe hacerse de forma periódica, para conseguir un agua más limpia y transparente.

Para la conservación del agua de una piscina limpia, transparente y desinfectada, es necesario llevar a cabo dos tratamientos de forma simultánea, un tratamiento químico en la que se utiliza a aquellos productos químicos como cloro, bromo y oxigeno necesarios para desinfectar el agua y eliminar bacterias. Otro es la filtración, la cual se realiza con un equipo de filtración y su función es retener toda la suciedad que hay en el agua para ser expulsadas de la piscina posteriormente.

Al mismo tiempo, el motor del equipo de filtración mueve el agua y lleva a cabo la importante labor de disolver completamente los productos químicos y repartirlos uniformemente por toda la piscina.

Ambos tratamientos tienen como final la depuración. Con el paso del tiempo, la arena empleada para la filtración va perdiendo sus propiedades y es necesario remplazarla.